Héctor Escalante Rivera

Caguas, Puerto Rico

Bachillerato en Artes de la Escuela de Artes Plásticas, San Juan, Puerto Rico. Estudios posteriores en “The Printmaking Workshop” en la ciudad de Nueva York. Talleres de diferentes tipos como “Restauración y Conservación de Obras de Arte”, UNAM y Universidad del Turabo, Caguas, P.R.; “Montaje de Expociones”, Museo y Centro Humanístico, UT, entre otros. Además de la pintura, trabaja el grabado, la serigrafía,, el diseño y la pintura digital. Maestro de jóvenes y adultos en las areas del dibujo, pintura, grabado y serigrafía. En el campo del teatro se ha desempeñado como diseñador de escenografías, maquillaje teatral y el diseño y confección de títeres para teatro de sombras chinescas y otros. Exposiciones entre otras: 1975 – 5ta Muestra de Gráfica Latinoamericana – La Habana, Cuba; 1988 – Convento de los Dominicos – ICP – San Juan, P.R.;1980 - 1ra Muestra de Gráfica Puertorriqueña – San Juan, P. R.; 1985 - Cork Gallery – Lincoln Center, N.Y. USA; 1995 – Centro de Bellas Artes – Caguas, P.R.; 2002 – Casa Rectoría, Universidad del Turabo, Gurabo, Puerto Rico.

Declaración del Artista:

La violencia familiar, tanto contra la mujer como contra el nucleo familiar es un fenómeno social que afecta cada día más a nuestros países latinoamericanos así como a otras poblaciones del mundo. Una de las causas, aunque no la única, quizás lo sea la desigualdad de oportunidades tanto económicas como educativas y la violencia oficial (no necesariamente la física) que impera en la gran mayoría de las sociedades, lo que provoca en los seres humanos que la padecen una degradación de valores morales, éticos y de autoestima (especialmente en el hombre que se supone el sustentador y protector de la familia) llevando esto a que el individuo dirija toda su incomodidad, impotencia, malestar y rabia, no a las causas directas que le ocasionan estos sentimientos como lo serían los poderes gubernamentales y económicos que lo oprimen ya que se ve en desventaja por la enorme diferencia de fuerzas, si no que lo dirije a un sector al que de antemano sabe que no tiene los medios para ripostar dicha violencia como lo es su nucleo familiar y, por ende, aún mucho más violentamente contra la mujer.

Por otro lado los intereses económicos durante décadas han ido vendiéndonos una imagen de la mujer como objeto de mercadería, como un objeto consumible que muy facilmente pudiera desecharse una vez que deje de ser funcional. Esta imagen es la que impera en los medios de comunicación, con la desgracia añadida de que algunas mujeres, engañadas y cegadas por el “glamour” se han prestado para que esto ocurra.

Un tercer elemento, que añadido a los anteriores forman quizás mi vision de posibles causas para toda la violencia, tanto hacia la mujer y la familia como en el general de la sociedad, lo es el fenomeno del tradicional machismo generado en el mismísimo nucleo familiar y sustentado oficialmente por nuestras tradiciones y por nuestros gobiernos y gobernantes. Esto ha permitido al hombre sentirse amo y señor de sus súbditos que en este caso lo es el resto de los miembros de la familia. El hombre, tradicionalmente situado en el lugar más alto de la escala del poder en la organización familiar, ha ido resintiendo los avances en cuestiones de libertad y derechos sociales obtenidos por la mujer, en dura y desventajosa lucha, en camino a su total emancipación.

Mientras todos estos fenomenos sociales existan se nos hará muy dificil combatir la violencia doméstica y social que padecemos, por lo tanto la única alternativa que pode-mos considerar es la de combatir, y de ser possible erradicar totalmente, primero las injusticias y desigualdades tanto económicas como educativas en nuestros países, detener la utilización de la mujer como imagen y objeto de mercadería por los intereses económicos y sustituir la imagen del macho por la del hombre cabal, ético, moral, amoroso compañero y padre, co-protector del núcleo familiar. Entonces estaremos en camino de conseguir, no solo la emancipación de la mujer, sino nuestra libertad total como seres humanos.

Close this window