ACOSO

A las ocho se cruzan las miradas.
Una pregunta. Sólo una pregunta.
Es la misma de ayer, la de mañana.
La de un año de acoso y prepotencia.

Ella –desprecia, calla.
El incrusta en error sus credenciales
Y esgrime las ventajas

Ella –silencia,calla.
Él desafía y vuelve a la pregunta.

Ella –medita, calla.

Un contrato que vence,
Un salario, una nómina en baja.
Aquella noche había dormido sola,
Aún tenía la cama destapada

A las once se toma el desayuno-
Muy cerca está su casa.

Hicieron el amor sin que parar
El fiel de la balanza.

Una nómina, un hogar caliente
O el frío traspasando las ventanas.

Él recrea su cuerpo en los triunfos.
Ella en la repugnancia.
Veinte minutos para la lujuria.
Y mientras el platillo sube y baja.

Carmen Silva

Close this window