BAMIYÁN

Dinamitaron
los talibán la estatua milenaria.

El excesivo ruido
no consiguió turbar el sueño
de quienes miden
su recompensa eterna
en número de huríes.

Ahora
invitarán a los turistas
a contemplar no-estatuas
en un país de no-mujeres.

Juan Ruiz de Torres

2001

Close this window