La Triste Verdad Oculta

Hoy derramaste làgrimas, que silenciosas tu rostro
bañaron, la vergüenza llenò tu ya cansada alma,
soportaste en silencio la mirada acusàdora de tu madre,
temerosa te alejastes temiendo descubrièra tu verdad

Que el nunca te lastimarà que de amor solo te
rodearà, son las promesas de sus labios que a tus oidos
sonaron como canto celestial

Cerraste los ojos, y al placer de su voz te entregàstes,
tu corazon vibrò de gozo y decidiste vivir la gran mentira
oculta y evadiste la verdadèra y trìste realidad

Cuantas veces la liberaciòn tocò a tu puerta pero la dejaste
pasar, sin darle una oportunidad !

Defendistes con uñas y dientes el amor enfermizo que
por ti èl sentìa, una y otra vez sus làgrimas hipòcritas
sus clamòres de perdòn te llamàron a compasiòn

Llegò al fin un dia que alguièn, algùna vez profetizò la noche
fue un infierno que tu destrozàdo cuerpo ya no soportò.

Te acusò de engaño y desamor, la rabia lleno sus sentidos ni
sus promesas respetò, de cuidarte como el vaso fragil, para
siempre protegerte darte amor

Se ensañò contigo tal cual enemigo y la sonrisa de tus labios
para siempre sin compasiòn borrò, en una fria tumba sola te dejò

PARA TODAS LAS: Juanas, Marias, Sonias, Elviras, Rachels,
Michelles, Stacys, Stefanies, Anas, Sheryls and all the women
in the World.

Maria de los Angeles Ortega

Close this window