Mujer

Eras apenas útero en la profundidad de la caverna,
cocina de tronco y ramas, lecho de pieles, atracción no aprendida
de hierbas aromáticas
fuego nocturno cosa
para el hombre que cazaba animales
hacedor de la pesca la rueda las sendas y las armas
dominador señor jefe de piedra y lanza
un cuerpo para las noches de la nieve
apenas una sombra y un silencio que ni siquiera
en los dibujos del muro y del bisonte figuraba
empezaste a tejer y estás tejiendo abrigos para los hijos
botas para tu hombre alfombras para la casa
empezaste a sembrar y estás sembrando
las lechugas el trigo girasoles manzanas
pusiste color en tus mejillas flores en tus cabellos
reflejaste tu hermosura entre las aguas
empezaste a decir a conocer a elegir
pero el hombre se apropiaba de todas las palabras
empezaste a llorar y estás llorando
ya te quieren ya dicen que te quieren
te rodean de joyas y vestidos te acarician te hablan
escriben poemas a tus pechos dicen volverse locos
cuando pierden su propio rumbo en tus miradas
te colman de ilusiones útero sin voz, apenas cosa,
tejes abrigos siembras trigo tu cuerpo tiene
sigue teniendo
lecho de pieles en la profundidad de la caverna.

luis mas fernandez-sanguino
Close this window