POEMA PARA ANNA AJMÁTOVA

Profanaron la palabra limpia,
pisotearon el verbo sagrado
Anna Ajmátova.

Aquí estás Anna Ajmátova
toda intimidad y transparencia
como te gustaban fueran los poemas,
misteriosos y con plenitud de abismo
colmados de ánimo por los sexos
ternura que derrite los barrotes del dolor.

Tantos años olvidada
sola bajo estos cielos
donde bellísimas muchachas se disputan
el honor de ser mujeres de verdugos.

Sencillamente no me dan ganas de cantar
al son de las llaves carcelarias, fue tu frase
mientras Moscú se calcinaba en agua de lodo
y te humillaban con bestiales calumnias.

Buscadora de caminos
dime ¿cuál fue tu secreto para soportar los insultos?
¿Acaso pudiste al fin llorar a solas la muerte de tu fusilado esposo
el suicidio de tu íntima amiga?

Horror ante el horror.
Todos te prohibieron ser tú misma
escupieron tu rostro quemado en el Neva
maldijeron tu casa, tu obra
y la fuerza del látigo te dejó sin aliento.
¿Cómo describir la barbarie, tus lágrimas caídas
en el piso ensangrentado?

Anna Ajmátova
alguien escribirá sobre el hambre de los látigos
alguien recordará el temblor de tus pechos de libélula
la espuma del mar de Odessa
tu voluntad de madre
tanto dolor acumulado en tus pálidas mejillas.
Pero nadie te va a olvidar.
Ningún libro tuyo se pudrirá.
Ni de las calles, ni de tus nerviosas estrofas
se borrará tu nombre

Carlos Fajardo Fajardo

Close this window