PREGUNTAS

A las mujeres asesinadas en Ciudad Juárez, México.

La muerte se apodera de la noche,
el alma está hundida en la sequía.
Altas las estrellas para un susurro
que el viento lleva como a una leve rama.

Anudándose los ojos
comienzan a cantar su tristeza,
nombres y nombres,
desfilan en un puñado de tierra
que cubre lentas zonas solitarias.

¿Quién puede destrozar los sueños
y dormir?

¿Quién no tiene cara
y borra rostros definidos?.

Es el extremo que no entiendo de mi tiempo
todo ese desierto sordo
y ese humo que lo ciega.


Cierran labios y labios
para que su himno
no llene el mundo.


De mancha de sangre
vasto es el cielo
para oir esas voces
y su lucha a lo lejos
que borra silencios.

Ana Aridjis
Close this window